Sinbragueros y a lo loco ♥

sábado, 10 de marzo de 2012

Jeanette encontró su secreto.

Jeanette era la chica más sencilla del universo, pero en su interior ocultaba un complejo mundo. Entre sus manos escondía un secreto, un don. Era la chica de la poesía nocturna, esa que solo pensaba en el suspiro de la lluvia, en el vapor del chocolate caliente, en la brisa del mar. Dentro de su cabeza, los pensamientos revoloteaban como mariposas, a su libre albedrío, posándose en cualquier lugar, y cambiando el aspecto de las cosas a su antojo. Se sentía capaz de todo, según el día. Y amaba al chico de los ojos azules por encima de todo, estuviese donde estuviese.



Que casualidad, diría ella. Pero así es él, se llama destino.