Sinbragueros y a lo loco ♥

jueves, 5 de mayo de 2011

Después de la caída.

Es confuso, un trazo de intrincados laberintos, donde siempre pierde el que se arriesga. Donde abandonar los recuerdos, arrinconarlos en un lugar del cual no salgan, siempre es la opción fácil. Para no herir, para no sentir el mismo desasosiego que arrasa cada vez que naufragio entre lamentos rasgados y palabras desdeñadas, en un cajón alejado de la vista. Querer no es poder; quiero olvidarte como tú lo haces, pero no puedo; por el simple echo de que despojarse de lo que uno teme no siempre es factible consigo mismo. Es fatigoso parecer ligero cuando tu cuerpo te lleva al fondo de un agujero negro, con una facilidad abrumadora. Y por eso tengo ganas de abandonar, de dejarme ir. Quizás sea la mejor opción.