Sinbragueros y a lo loco ♥

martes, 24 de mayo de 2011

Ayer. Hoy. Mañana.

No es custión de ver la realidad tal cual, simplemente se trata de entusiasmarse con la idea de un mañana más próximo. Encapricharse con unos zapatos rojos, a juego con el carmín y la pasión que une el pasado y el presente. Encender la llama de la ilusión a base de sonrisas y olvidar viejas secuelas que dejaron grandes heridas, que arrasaron en el pecho. Beberse a traguitos las ganas de comerse la boca, esa que provoca a todo el que la mira. Buscar el momento adecuado para quemar el deseo y consumir las alegrías como en un bono descuento. Brincar al recordar cuentos encantados e historias que no quieren acabar; que se buscan entre sábanas llenas de normas y silencios, pero que a pesar de todo, siguen estando presentes, pasadas y futuramente olvidadas.

Estoy a un paso de arrinconar lo aprendido y extraviar lo olvidado.