Sinbragueros y a lo loco ♥

viernes, 1 de noviembre de 2013

Cartas a una desconocida.

No volverás a pensar en que todo es culpa tuya, que tus errores siempre terminan desencadenando las peores tormentas, los gritos en tu cabeza pidiendo ayuda. Tu cuerpo deseando quedarse en el hueco frío del lado derecho de la cama. Pensar que la vida es dura, pero no luchar por mantenerte a flote. Ahogar las penas en una botella vacía. En el silencio acumulado por el llanto. Las lágrimas esquivadas por tu instinto de supervivencia escondido bajo las mil corazas. Las ganas de matar el tiempo de la forma más fácil posible, aún sabiendo cuál es el resultado, y que nunca estarás completamente satisfecha. No volverás a desear aquellas cosas que sabes que nunca conseguirás, porque poco a poco tus sueños te van dejando sin fuerzas,van quebrando el alma que guardas para las ocasiones especiales. Jamás esperarás de los demás lo que tú nunca diste, pero no escucharás más réplicas de quien nunca estuvo en los malos momentos. Porque todos ellos son falsedades detrás de una máscara sonriente y amiga. No seguirás perdiéndote en conversaciones ajenas, de idas y venidas donde tú ya no tienes lugar. Quizás esa es la forma más fácil de olvidar cuál es tu verdadero sitio. Así que simplemente deja de ver a través de tus ojos, de ser egoísta y de pensamientos negativos. Porque eso tan sólo te volverá a llevar a la autodestrucción. Y cuando llegas al fondo, la imagen del espejo pesa más en tu cabeza que tú misma. Y la oscuridad se cierne sobre ti como una capa protectora, aunque en realidad te esté dejando caer de nuevo. 
No luches si es lo que quieres, pero ante todo, mantente a flote como puedas. Y vuelve cuando creas que es hora de volver a ser quien eras, con tus pros y tus contras. Con dignidad.




Vamos a destiempo desde que no tenemos alma.