Sinbragueros y a lo loco ♥

martes, 28 de mayo de 2013

Respiro vacío por todos los poros de mi piel.

Le llaman silencio, y nadie sabe lo que eso significa. Que soñar en silencio no es malo, pero quién sabe si hacerlos callar podría ser un problema. Que tiene mil caras. Que te acecha, invencible. Te hace suspirar por una maldita palabra. Te hace ver la página en blanco, la no inspiración de todos los días al levantarte. Te exige que pienses, como lo hacen todos a tu alrededor, para no dejar que el vacío lo llene. Suena gracioso. Llenar lo que no tiene nombre, abstracto como el resto de las cosas de este mundo. Odio el silencio. Por eso nunca callo.



Pensar no es existir, es complicarse la vida. 

lunes, 13 de mayo de 2013

Atentado al corazón.

Cuando a veces te como de lejos, como quien no quiere la cosa, y me arrepiento de pronto por haber imaginado las cosas distintas. Como si eso me obligara a decir que he tenido mil días y mil noches para hacerte ver lo distintos que serían los pensamientos. O tal vez no. Yo tampoco soy adivina, pero tengo un corazón que late. Que se me sube a la cabeza, y me obliga a echarte de menos. Ya no hay guerra cabeza-corazón. Ahora es una masacre de miedo y sinsentidos. Que escribo porque no hay otra manera de sacarlo. Y yo no sé de donde viene, ni a donde va. Pero los dedos se me deslizan como lo hacían por tu cuerpo. Llámame loca. Pero aún no he perdido lo que siento.

Como letras de canciones. Te quitan la razón y se te quedan en el alma.


lunes, 6 de mayo de 2013

Si te habla de mí.

Billetes, viajes, esquinas. Bebida, ojos, vuelos. Bombillas, noches, ventanas. Semanas, cigarros, viento. Miedo, confusión, odio. Historias de esas que ponen los pelos de punta. Un no saber qué decir. No saber como acercarte. Saber que son las tres de la mañana y que sigo aquí fumando el tiempo que hemos perdido por no querer como debía. Por pensar que las cosas iban rápido, cuando sólo era miedo. Le cambié el nombre y probé su boca. Y no me acuerdo de como dolía respirar cuando se alejaba por las noches, escondido entre las sábanas de otras. A kilómetros de distancia. Respirando un aire distinto, y soñando cosas diferentes.


Dime si aún me piensas.