Sinbragueros y a lo loco ♥

martes, 27 de diciembre de 2011

La verdad de un imposible.

Hubo un momento tras la tormenta, en la que ver la luz pareció más un milagro que una realidad. Siempre lo había tenido todo, pero de pronto, las cosas faltaban, las personas se iban, los gritos resonaban en su cabeza día y noche; de vez en cuando se preguntaba a sí misma, si la risa volvería alguna vez a aparecer en su vida.
Y entonces, descubrió que el frío era un gran aliado para sonreír, por el simple hecho de que no puedes dejar de hacerlo por miedo a romperte en pedazos. 
Algunas personas son especiales por conseguir lo mismo que el frío, pero de una forma un pelín más cálida.



El tiempo solo tiene una existencia relativa.
Publicar un comentario