Sinbragueros y a lo loco ♥

jueves, 31 de marzo de 2011

A corazón abierto

Las nuebes se han tornado de un color grisáceo, cuando debería brillar el sol. El suelo está húmedo, a causa de mis lágrimas, y los pájaros ya no cantan, tan solo escuchan. No soy culpable de los terremotos, tampoco de los tsunamis y mucho menos de todas las desgracias que el hambre deja a su paso; pero siento la presión de ser parte de este mundo, careciente ahora de tu sonrisa, perdida entre los recuerdos de besos acalorados y caricias con las manos frías. He abierto una herida profunda, difícil de curar. Aunque no cesan mis intentos de desviar la mirada, a pesar de la rabia que me llena al pensar en la cobardía que es parte de mí. Y sin embargo algo me ata de pies y manos y me obliga a mirar abiertamente donde mi corazón dejó huella. Suspiros que no sirven de nada, y susurros olvidados entre sábanas de algodón. Así es la vida; es hora de admitirlo.
Publicar un comentario